Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
¡ Alerta !

Hemos detectado un bloqueador de anuncios. Por favor, desactívalo para seguir navegando por esta página. ¡Gracias por tu comprensión!

Machu Picchu maravilla del mundo

/
/
/
58518 Views

Me llamo Alba, y en esta publicación hablaré de mi primera experiencia, en un viaje a Sudamérica.

De cuando se me ocurrió coger la mochila, con un poco de mi vida y enzarzarme en una aventura a mundo totalmente distinto al que yo conocía, mi viaje al Machu picchu.

Cuando baje del avión, sentí todo tipo de sensaciones que nunca antes había experimentado.

Por una parte, tenía miedo, allí sola frente a una cultura diferente y por otra parte tenía curiosidad por descubrirla. No iba a quedarme allí parada, tenia muchos días por delante y quería aprovecharlos al máximo, así que me puse a conocer la cultura, su comida, sus gentes desde el primer momento.

Peruanas nativas con vestidas de manera tradicional

Tras varios días allí, aun hablando el mismo idioma que los nativos de allí, parecía que no nos entendíamos.

Teníamos tiempos distintos, aunque su amabilidad y hospitalidad me encandilaron. Pero una de las cosas que destacaré de mi viaje, es el Machu picchu, no sólo por su construcción (que impresiona nada más verlo) sino por la naturaleza que le envuelve. Además te envuelven miles de sensaciones, esa la energía espiritual que desprende es perceptible, diría que incluso palpable y es algo que no olvidaré jamás.

Imagen desde montaña superior del Machu Pichu 

Esas montañas tan sagradas para los incas, ahora también lo son para millones de personas.

A esas millones de personas, se les ha sumado una, y esa una soy yo. Una escéptica de la vida, que pudo sentir lo increíble que era aquel lugar.

Publicidad

Publicidad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Publicidad

This div height required for enabling the sticky sidebar

Publicidad

Publicidad